FANDOM


Rey Arturo
501MyKing.png
Personaje de Camelot
Información biográfica
Estado: Muerto
Hogar: Inframundo
Departamento del Sheriff de Storybrooke (anteriormente)
Campamento de Storybrooke (anteriormente)
Castillo de Camelot (anteriormente)
Ocupación: Chico de Establo (anteriormente)
Rey de Camelot (anteriormente)
Descripción física
Especie: Humano
Género: Masculino
Color de pelo: Marrón
Color de ojos: Avellana
Relaciones
Parientes:
Información de la serie
Intrepretado por: Liam Garrigan (adulto)
Webb Hayes (joven)
Primera apararición: "The Dark Swan"
Última aparición: "Last Rites"
«Todo lo que necesitan saber es que tienen un rey»
—Arturo a Lancelot y Percival
El Rey Arturo es un personaje de la serie Once Upon a Time. Debuta en el primer episodio de la quinta temporada. Él es interpretado por la estrella invitada Liam Garrigan y su co-estrella Webb Hayes.

El Rey Arturo está basado en el personaje del mismo nombre de la leyenda del Rey Arturo o artúrica y en el filme de Disney "La Espada en la Piedra".

Historia Editar

Antes de la Primera MaldiciónEditar

Como niños pequeños, florece un amor entre Arturo y Ginebra. Mientras caminan por el pueblo de Camelot, Arturo habla de su sueño de convertir en un gran reino a Camelot como su rey. Él le promete a Ginebra que no son solo sueños, revelando un secreto sobre un poderoso brujo atrapado en un árbol, que le habló y profetizo que un día sacaría una espada de una piedra y así se convertiría en rey. Él quiere hacerla su reina, con la promesa de llenar el reino con sus flores favoritas, Middlemists, en sus cumpleaños. Arturo estaba por llevarla al prado de flores, pero ve una espada clavada en una piedra, que lo hace detenerse con temor, porque se da cuenta que le pertenece a Kay. Kay se hace presente y lo anima a sacar la espada, de manera burlona. Él se burla de los sueños de Arturo, afirmando que Camelot es el Reino Roto porque no tienen rey y nunca lo tendrán, añadiendo que nadie se arrodillara a un niño huérfano que limpia establos. Después de irse, Arturo se pregunta si Kay tiene razón, pero Ginebra le asegura a Arturo que Kay está equivocado y que encontrara la espada a su tiempo, solo debe seguir su corazón.

Años más tarde, Arturo viaja con Lancelot y Sir Percival para encontrar la espada en la piedra, después de que Merlín profetizara que Arturo estaba destinado a convertirse en gobernante del reino tras sacar la espada. Cuando Sir Kay se les adelanta y encuentra primero la espada, Arturo le advierte que no le pertenece. Sin hacerle caso, Sir Kay intenta sacar la espada, pero se convierte en cenizas debido al poder de la espada. Mientras Lancelot y Sir Percival miran, Arturo consigue sacar la espada, pero, en ese momento, descubre que falta la punta. Arturo se aterroriza momentáneamente sobre esto, pero luego decide mantener el secreto de la gente del reino, y que todo lo que necesitan saber es que ahora él es su nuevo rey.

Después de regresar a Camelot, Arturo se muestra ante el pueblo como su rey, desvainando la espada parcialmente. Posteriormente, él recibe un abrazo amoroso de Ginebra, pero ella se da cuenta que algo está mal. En secreto, él le revela que falta la punta de la espada y que necesita completarlo nuevamente.

Arturo le otorga el Asiento Peligroso de la Mesa Redonda, que solo es digno del caballero con el corazón más puro, a Lancelot, su amigo más confiable.

En algún momento, Arturo descubre que la parte faltante de Excálibur es la Daga del Oscuro, y él trata de encontrarla para reunificar nuevamente la espada. Sin embargo, durante su reinado, la búsqueda comienza a consumir a Arturo, hasta el punto de descuidar su relación con su esposa, Ginebra. Ella intenta persuadirlo de bailar con ella en su cumpleaños, a lo cual termina aceptando y le pide esperar. Arturo decide seguir su investigación, mientras Lancelot es quien prepara la celebración de cumpleaños de Ginebra. En la celebración, Arturo aparece de repente y declara haber descubierto la ubicación de la daga, que está a un día de viaje. Lancelot se prepara para ir, pero Arturo insiste en que debe quedarse y proteger a la reina, porque él hará el viaje. A pesar de esto, Ginebra decide tomar el Guantelete Mágico y usarla para encontrar la verdadera localización de la daga, que es la mayor debilidad de Arturo, por sí misma, pero Lancelot termina acompañándola. Sin obtener lo buscado, Ginebra y Lancelot vuelven y Arturo ve la despedida romántica entre su esposa y su amigo. Cuando Ginebra va con Arturo, ella le dice que encontraron la daga, haciendo que este busque en su bolso. Al no encontrar nada, Arturo exige respuestas, por lo que Ginebra le muestra un frasco de arena encantada, que puede dar la ilusión de arreglar cualquier cosa. Él se enoja por su intento de hacerle pensar que Excálibur esta completo, pero ella piensa que solo quería su amor de nuevo, pero ahora, se da cuenta que desea otra cosa. Arturo le asegura que él puede ser solo suyo, solo tiene que decirle la ubicación de la bóveda. En respuesta, Ginebra le pide tomar una decisión: dejar su búsqueda de completar la espada o sino su matrimonio y reino permanecerán roto. Él pregunta que pasaría sino renuncia, a lo que ella responde que va a seguir su corazón. Creyendo que ella iría con Lancelot, él toma la Arena Encantada y se la arroja a Ginebra. Cegada por la magia, ella decide apoyarlo. Más tarde, Arturo dispersa más arena desde la torre de Merlín, que transforma mágicamente todo a su alrededor en un gran castillo.

Tras la salida de Lancelot, el Asiento Peligroso queda vacante, ya que Arturo es incapaz de encontrar a otra persona capaz de llenarlo.

Después de la Primera MaldiciónEditar

Con la esperanza de encontrar la magia necesaria para completar su búsqueda de la parte faltante de Excálibur, Arturo conduce a sus hombres hacia una invasión a DunBroch, una tierra mágica. Durante una batalla entre los dos reinos, Arturo mata al Rey Fergus, después de que la hija de Fergus, Mérida, trata de herirlo con una flecha, pero falla. Luego de tomar el yelmo de Fergus, Arturo se lo lleva creyendo que era un Yelmo Encantado, que podría hacer que sus hombres lo siguieran en cualquiera de sus batallas. Después de irse de DunBroch con sus hombres, Arturo conduce otra batalla, dandose cuenta, más tarde, que el yelmo no funcionaba porque no era mágico. Con el tiempo, el ejército de Arturo es superado y pierde la batalla.

Antes de la Tercera MaldiciónEditar

En algún sitio del Bosque Encantado , el Rey Arturo y sus caballeros se acercan a Emma y a algunos de sus aliados. Él les informa de que una profecía ha presagiado que ellos ayudarán a reunir a Camelot con Merlín, que está desaparecido actualmente. El Rey Arturo los conduce a su castillo en Camelot.

De regreso al castillo, el Rey Arturo les presenta a sus invitados a su reina, Ginebra, y anuncia un baile que será celebrado en su honor. Más tarde, él le muestra a sus invitadas el árbol del patio, donde está atrapado Merlín. Después de aprender de David que quieren la ayuda de Merlín para derrotar al Oscuro, Arturo pregunta por el Salvador profetizado. Aunque Emma estaba por hablar, Regina reclama el título en su lugar, para mantener la identidad de Emma oculta. En la celebración, Arturo y Ginebra están presentes, siendo testigos del giro trágico cuando Percival intenta atacar a Regina, pero Robin interviene, siendo lesionado en el proceso. Antes de darle el golpe final a Robin, David salva a Robin al terminar con la vida de Percival. Debido a esto, Regina le revela a Arturo su pasado como la Reina Malvada y que ella fue responsable de la masacre del pueblo de Percival, por eso la quería muerta. Sin embargo, Arturo cree en las segundas oportunidades y ve la hazaña de Regina de curar a Robin como verdadera señal de que es la salvadora, sin conocimiento de que fue obra de Emma. Más tarde, esa noche, Arturo se sienta en la mesa redonda con el escudo de Percival cuando Ginebra trata de hablar con él sobre sus huéspedes. Ella teme por los problemas que pueden causar sus visitantes, porque saben lo que va ocurrir debido a la profecía de Merlín, pero no saben cómo. Arturo insiste en que tendrán que llevarlo a cabo ya que los recién llegados quieren acabar con el Oscuro, y, aunque va a ser difícil, es la única manera de obtener la Daga del Oscuro y completar a Excálibur. Él razona que si Excálibur no es reparada podrían perder el reino que trabajaron tan duro. Como muestra de su aceptación, Ginebra coloca su mano sobre Excálibur, mientras Arturo también se la pone.

Durante la investigación de remedios mágicos para liberar a Merlín, Arturo llega para comprobarla. Gracias a la inspiración de Mary Margaret, Regina se da cuenta que necesitan una seta, la Corona Carmesí, que puede comunicar a alguien a través de cualquier barrera mágica, es decir, Merlín. Arturo cree que puede encontrarse en el Brocéliande, el Bosque de la Noche Eterna, pero el elemento puede ser solo un mito. David insiste en ir, por lo que Arturo deja que lo acompañe. Antes de irse, ellos buscan armas y otros elementos en la sala de la Mesa Redonda, en donde además le explica sobre los asientos, diciendo que todos e incluso él mismo tienen el mismo rango, a excepción del Sitio Peligroso, que solo es concedido al caballero del corazón más puro. Reconociendo que, después de la traición de Lancelot, él no ha sido capaz de encontrar un reemplazo. Cuando David revela que Lancelot falleció, Arturo está triste por la noticia, diciendo que Lancelot era un buen caballero a pesar de caer en la tentación. El escudero de Arturo, Grif, les trae la caja-relicario, y de ella, Arturo saca una antorcha con una llama que no puede apagarse y que los guaria a ambos a través del bosque. En el camino, los hombres encuentran que tienen historias en común, ambos nacieron como plebeyos y ascendieron en posición. Dentro del bosque, ellos marchan hacia la seta, que estaba en tierra cubierta de musgo, pero alguien debía cruzar un puente de agua conectado hacia ella. David hace el viaje y logra tomar el hongo. De vuelta, David es atacado por caballeros muertos reanimado. Al ver a David bajo el agua, Arturo pone al mismo a la seguridad. Sin que David se diera cuenta, Arturo roba la seta, mientras David piensa que la perdió en el agua. Siendo su misión un fracaso, Arturo y David discuten la ironía de las demandas de su fama; Arturo como el Rey profetizado y David como el rescatador de su princesa, aunque siguen teniendo el deseo de ser algo más. Ellos están de acuerdo que a través de la perdida hay fuerza para volverse más valientes y heroicos. Esa noche, Arturo decide convertir a David en un Caballero de la Mesa Redonda y le otorga el Asiento Peligroso. Más tarde, Arturo le revela a Ginebra que robó la seta, con el fin de proteger el reino.

En algún momento, Arturo detiene y encierra a una mujer que trató de robar su barco para cruzar el Mar de Marfil hacia DunBroch. Después de encerrarla en la mazmorra del castillo, él también se apodera del Fuego Fausto de la mujer.

Ahora como David es un caballero de la Mesa Redonda, Arturo le comparte la verdad sobre la parte faltante de Excálibur. Como ha perdido fe en Merlín como su última esperanza, Arturo pide la ayuda de David para encontrar la Daga del Oscuro y completar la espada, con el cual serian capaz de desaparecer a la Oscuridad para siempre. David decide pensar en ello, y al regresa, confiesa que Emma es el Oscuro, por lo que necesita desterrar a la oscuridad. Arturo es compresivo con su situación y está de acuerdo en ayudar a deshacer la oscuridad en Emma. David también le revela que Lancelot está vivó, y aunque Arturo pretende que siga siendo un secreto entre ellos, por ahora, Ginebra los escucha e irrumpe, exigiendo el paradero del ex caballero. Arturo teme que la daga no es segura ahora que Lancelot está en Camelot, a lo que David les trae una caja, donde supuestamente estaba la daga, pero, al abrirlo, se da cuenta que está vacío y sospecha que Mary Margaret lo ha tomado. Mientras David la busca, Arturo sigue a Mary Margaret y Lancelot hasta la bóveda del Oscuro, donde los mismos pretendían guardarla. Arturo obliga a Mary Margaret a dárselo a él, y luego intenta invocar al Oscuro, pero fracasa. Mary Margaret admite que la daga es falsa, antes de que David lo tomara por sorpresa desde atrás, revelando que él y su esposa estaban conspirando contra él para averiguar sus intenciones. Una vez que entienden que el Rey buscara cualquier forma de eliminar a la Oscuridad, aunque signifique lastimar a Emma, ellos esposan a Arturo y lo llevan hasta el restaurante, mientras el trio hacen planes para unir a Excálibur y la daga, así como instalar a Ginebra como nueva gobernante de Camelot. En su lugar, Ginebra les tiende una embosca con soldados, liberando a Arturo y ordenando a encarcelar a Lancelot después de recuperar a Excálibur. Quedando David y Mary Margaret, Arturo le concede el honor a Ginebra de encantar a la pareja con las Arenas de Ávalon, con el fin de que estos consigan la daga real.

Con algunos soldados, Arturo se enfrenta a Regina y Emma, que estaban a punto de liberar a Merlín por medio de una poción. Él exige la daga, pero, en su lugar, Regina hace que Emma agregue el último ingrediente para la poción. Arturo y sus hombres avanzan, a lo que Regina los bloquea con bolas de fuego. Una vez completada la poción, esto activa una corriente de magia de luz y oscura que usa Emma para revertir a Merlín a su forma humana. El Mago se enfrenta a Arturo declarando su decepción de como resultó ser, mientras que el Rey le reclama que arruino su vida con falsas profecías. Arturo procede a desenvainar Excálibur, pero Merlín fríamente le advierte que ambos saben que esa espada en su forma actual es inútil contra él. Negando la derrota, Arturo amenaza con que las cosas no han terminado todavía, para posteriormente retirarse junto con sus hombres.

En respuesta a los actos de los héroes al liberar a Merlín y sus prisioneros, Lancelot y Mérida, Arturo crea una poción en una caldera para destruirlos por conspirar contra él. Cuando llegan los guardias, él les ordena a poner refuerzos en todas las partes del castillo. Tomando el yelmo de un guardia, Arturo vierte un poco de la poción en ella, que se funde y se deshace completamente. A continuación, él ordena a sus soldados tomar el caldero y lanzarlo a cualquier intruso. Más tarde, en la sala de la Mesa Redonda, Arturo prepara a Excálibur y un libro de hechizos, justo cuando los héroes irrumpen para aprehenderlo. Regina lo congela con magia, pero, en el momento en que Regina declara que Arturo no es un peligro al ser incapaz de usar magia, a Arturo se le sale una sonrisa de complicidad, apareciendo después Zelena con una cautiva Mary Margaret para someter al grupo. Zelena descongela a Arturo y procede a lanzar un hechizo para atar a Merlín con Excálibur, dándole a Arturo el poder de controlar a Merlín. Usando la espada, Arturo invoca a Merlín y lo enfrenta por hacerlo el hombre que es hoy en día, debido a la falsa profecía y la espada rota. Merlín ofrece ayudarle a reunir la espada y la daga y arreglar todo lo que había perdido, cosa que Arturo no cree porque no hay vuelta atrás y no quiere que Merlín tenga toda la gloria. En respuesta, Merlín con desaprobación se molesta de que Arturo solo se preocupa por su propia reputación. Arturo cierra la conversación y ordena al Mago a desarmar a los héroes y enviarlos lejos.

Siguiendo las órdenes de Arturo, el Mago se ve obligado a entregarle un ultimátum a Emma, exigiendo la daga y la llama de Prometeo o sino su familia va a morir. En el bosque, Arturo y Zelena tienen a los héroes encadenados. Con la llegada de Emma al lugar, ella pide que dejen a su familia ir, pero estos exigen que entregue la llama y a su vez Zelena amenaza con empezar a matar gente. Emma entrega una caja con la “llama”, por lo que Arturo le advierte a Zelena que se asegure de ser verdadero. Al abrir la caja, unos lazos de magia oscura de Emma son liberadas y ata a Zelena a un árbol. Debido a esto, Arturo le ordena a Merlín atacar. Merlín supera a Emma en un duelo mágico y procede a estrangular a Mary Margaret, aunque es capaz de resistir brevemente el control de Arturo, aflojando el engarre. Como Arturo repite el comando, Garfio, quien se logra soltar, se encarga del rey, haciendo que Garfio recibiera un corte en el cuello por Excálibur. Garfio desarmar a Arturo y le impide recuperar su espada, haciendo que Arturo se apresurar a librar a Zelena, que los teletransporta ambos de vuelta al castillo.

Creyendo que necesita a todos en Camelot de su lado para derrotar a los héroes, Arturo y Zelena viajan a DunBroch, en búsqueda de un Yelmo Encantado, que puede influir en la gente a luchar por una causa. Haciendo una visita a la vieja bruja, ellos aprenden que el yelmo se lo dio al Rey Fergus, en un acuerdo. Debido a esto, ellos roban el arco de Fergus, que le regalo a su hija Mérida, como una manera de localizar el artefacto. Cuando ellos encuentran el yelmo en un río, Mérida se enfrenta a Arturo por matar a su padre y robar el yelmo durante la invasión del sur. Arturo admite que lo hizo, pero el yelmo que tomó no era mágico, significando que el Rey Fergus no uso magia para ganar la guerra. Mérida batalla con Arturo para evitar que consiga el yelmo real. Sin embargo, después de que los miembros del clan apoyan a Mérida, Arturo se encuentra derrotado nuevamente y se retira rápidamente con Zelena.

Después de su fracaso, Arturo regresa a su castillo. En la sala de la Mesa Redonda, él se da cuenta que Excálibur, de alguna manera, ha sido restaurada mágicamente a su piedra. Cuando Ginebra ve grandes nubes de humo de color púrpura acercarse a Camelot, ella llama a su marido por el extraño evento, en donde él reconoce que es magia oscura. Cuando el humo envuelve a todos en Camelot, el Rey Arturo, Ginebra y todos los residentes en el castillo son enviados a otro reino.

Después de la Tercera MaldiciónEditar

Debido a la promulgación de una Maldición Oscura, Arturo es transportado a Storybrooke, pero, por la intervención de Emma, todos los afectos pierden la memoria sobre las últimas seis semanas. Él junto con dos de sus caballeros pasan por la cuidad, hasta encontrarse con Leroy y Feliz. Los caballeros desarman rápidamente a los hombres, a lo que Arturo se quita el casco y demanda saber porque ha sido traído a esta tierra. En la oficina del alcalde, Arturo descubre de Regina que borraron su memoria y transportaron a este reino por una maldición. Recordando que hablaban de la identidad del Oscuro durante el viaje a Camelot, David admite que fue deshonesto en ello, así que Mary Margaret revela que su hija Emma es el Oscuro y que la misma fue quien lanzó la maldición. A Robin le notifican acerca de otros residentes de Camelot dispersos en el bosque, por lo que Arturo va con David a buscarlos. Después de encontrarlos, algunos de los habitantes del pueblo ayudan a distribuir suministros a los visitantes de Camelot. Mientras Arturo instala su tienda, Ginebra lo encuentra y se da cuenta que no tiene a Excálibur, pero David asegura que lo encontraran. Cuando una Furia secuestra a Robin por un precio de magia no pagado, Regina es herida al intentar rescatarlo, dejando a Arturo, David, Mary Margaret y Leroy a cargos de perseguir a la Furia. En la noche, ellos intervienen cuando la furia convoca a Caronte para llevar el alma de Robin al Inframundo, siendo aturdidos mágicamente por la furia. Regina obliga a la Furia a quitarle la vida en su lugar, pero Mary Margaret se niega a abandonarla, así que une sus manos con ella. A medida que la furia comienza a absorber su fuerza vital, David, Leroy y Arturo se unen a las mujeres, haciendo que el poder de la furia la hiciera estallar sobre sí mismo, salvando la vida de Robin.

Con la creciente desconfianza de la gente de Storybrooke, sobre todo con la admisión de que Emma es el Oscuro, Arturo hace planes secretos para convertir a la cuidad en un nuevo Camelot para su gente, por lo que busca ganarse la confianza de David. Como parte de su estrategia, Arturo convence a su escudero, Grif, para aparentar un robo de la caja-relicario. Arturo busca a David para hablarle sobre alguien que tomo un grano de magia que él y su gente necesitan para volver a casa. Examinando la cerradura, David le pide a Grif teorías sobre el posible culpable. Sin previo aviso de David, Arturo le hace una mirada de complicidad a Grif, a lo que el Escudero responde que podría tratarse del Oscuro. David admite que Emma robó recientemente una Hacha de Enano, en respuesta Arturo le muestra unos arañazos en la cerradura, declarando que el Oscuro no necesita armas. En la casa de empeño, ellos le preguntan a Bella sobre alguien que intentara empeñar una habichuela mágica, pero ella responde que no. Improvisando, David toma un cáliz sin magia, pero le anuncia a la gente de Camelot que cualquiera que beba de ella revelara al ladrón. Poco después, Grif huye a caballero, por lo que Arturo y David lo persiguen en un camión. En un momento dado, Arturo toma control del vehículo, mientras David maniobra en la parte trasera del auto para tomar una viga de madera. Ante la insistencia de David, Arturo da una vuelta para que David fuera capaz de tirar a Grif de su caballo con la viga. Posteriormente, Grif “confiesa” haber robado del relicario, bajo la pretensión del trato de Arturo hacia él, pero niega la existencia de un grano. David en privado le pregunta a Arturo si cree que está mintiendo, pero éste lo niega. David se compromete a ayudarlo a encontrar otro camino a casa, y, más tarde, preparando una celda para Grif, ellos descubren un hongo que vino de Camelot durante la maldición. Posteriormente, Arturo visita a Grif en su celda y lo convence de ingerir un veneno de víbora, por Camelot, y así la gente de Storybrooke nunca descubra la verdad.

Cuando notan la desaparición de Grif, Arturo deduce con calma que su escudero posiblemente mintió sobre la habichuela y lo utilizó para volver a Camelot solo. Ginebra se preocupa sobre como esto afectara el ánimo de su gente, por lo que los nativos de Storybrooke deciden hacer una fiesta como una distracción. En el momento en que estaban por salir, Bella entra e informa sobre la desaparición del Sr. Gold. En la noche, durante la fiesta, Garfio y sus aliados les revelan a Arturo, Ginebra, David y Mary Margaret que encontraron a Excálibur escondido en el sótano de la casa de Emma. Después de unas preguntas de Garfio, Arturo confiesa saber que la Daga del Oscuro es la pieza faltante de la espada, y, que si la espada es reparada, puede ser usada como un arma capaz de extinguir la oscuridad, pero en manos de Emma, ella puede usarlo para apagar la luz.

Una vez que el grupo consigue la forma de usar la Corona Carmesí para comunicarse con Merlín, ellos llaman a Arturo para promulgar el hechizo, ya que solo alguien elegido por el Mago puede aprovechar el hongo. Arturo pretender ser útil y acepta, pero, cuando llega el momento de lanzarlo en el brebaje preparado, él duda, sugiriendo hacerlo solo, porque así fue como se comunicó con Merlín la primera vez. Después de que todos salen de la habitación, Arturo lanza la seta al fuego que calentaba el caldero. Saliendo, él miente diciendo que el hechizo no funciono y se apagó. Mientras Arturo cree que logro quemar completamente la seta, el grupo descubre más tarde la Corona Carmesí carbonizada en las cenizas del fuego, siendo prueba de que Arturo está conspirando contra ellos.

Mientras Arturo disfruta una noche de velas con su esposa, David entra para enfrentarse a él por su intento de destruir la Corona Carmesí. A pesar de sus acciones, el hechizo funciono, por lo que David piensa interrogarlo sobre Nimue, alguien que menciono Merlín que puede derrotar al Oscuro. Sin ninguna respuesta, Ginebra se levanta y ve a su marido, y como David aún espera su respuesta, Arturo voltea la mesa y corta la tienda para crear una abertura y escapar a pie. Garfio lo persigue, hasta que Arturo finge caer con el tronco de un árbol, para poder tirar a Garfio y retenerlo a punta de espada. Antes de poder acabar con el pirata, Emma lo bloquea con Excálibur, que ha sido reforjada con la daga, antes de arrogarlo contra un árbol, dejándolo inconsciente. Después de que Arturo es encarcelado en la oficina del sheriff, Garfio trata de forzarlo a hablar sobre lo sucedido en Camelot. Cuando está claro que Arturo no tiene respuestas, David hace que Garfio lo deje, haciendo referencia a Arturo de que un rey sin reino tiene poca importancia para ellos.

Por un tiempo, Arturo sigue cautivo hasta que Mérida por accidente pone a Dormilón a cargo de observarlo, dándole la oportunidad a Arturo de escapar. En su huida, Arturo se tropieza con Hades e insiste en que fue encarcelado falsamente. Hades lo entiende y lo levanta, además se compadece de su situación, diciendo que él también cree ser merecedor de gobernar un reino. A continuación, la Deidad le rompe el cuello a Arturo, dejando el cadáver del ex rey en el puente, que más tarde descubrió Mérida, admitiendo que ella quería ser quien lo matara, pero ahora siente lastima por él.

Después de su muerte, debido a un asunto pendiente, Arturo termina en el Inframundo. Sin idea de que está muerto, él llega hasta el comedor del Underbrooke, donde no solo se encuentra con la Bruja Ciega sino con Garfio, quien le hace saber la verdad. Cuando Arturo admite que alguien llamado Hades lo asesino, Garfio pide su ayuda en una búsqueda para encontrar la debilidad de Hades. Arturo solo acepta una vez que se entera sobre la existencia del Monte Olimpo y un “Lugar Peor”, convencido de que si lo ayuda podría ser que gane su boleto al Olimpo. En la guarida de Hades, Garfio explica que el Dios se robó unas páginas del Libro de Cuentos del Inframundo que contiene información sobre el mismo. Arturo se da cuenta de que la desesperación de Garfio es por una mujer, y luego de escuchar la historia completa de Garfio, él siente lastima. Garfio le pregunta, como rey, donde escondería sus tesoros más preciados, a lo que responde que sería en el único lugar que nadie tocaría, su trono. Su teoría es correcta y obtienen las páginas del Libro de Cuentos sobre Hades. Posteriormente, ellos interrogan a Cruella, para encontrar una manera de hacerle llegar la información que consiguieron a Emma y sus aliados, y, en respuesta, obtienen la ubicación del libro, que se encuentra en el Aquerón. Garfio y Arturo usan un barco para navegar por el río y, en el momento en que Arturo casi toca el agua, Garfio le advierte de no hacerlo porque si no se convertirá en un alma perdida. Una vez en el santuario del río, Arturo vigila el barco mientras Garfio busca el libro. Sin embargo, un alma se manifiesta fuera del río y toma a Arturo. Cuando Garfio estaba por ayudarlo, Arturo lo insta a buscar el libro en su lugar, pero Garfio no le hace caso y lo salva al quemar el alma con una antorcha. Debido a esto, otra alma logra tomar el libro, así que Arturo la destruye con el fuego. A pesar de que el libro casi cae al río, Garfio es capaz de agarrarla a tiempo. Con la esperanza de que Emma reciba el mensaje, Garfio restaura las páginas sobre Hades al libro. Posteriormente, Garfio detecta que Hades ha sido destruido, apareciendo una luz brillante, indicando la aparición de un portal directo al Monte Olimpo. Con la derrota de Hades como su asignatura pendiente, Garfio sugiere que Arturo lo acompañe. En su lugar, Arturo decide quedarse en el Inframundo, porque tiene la creencia de que el reino roto que debía reparar era este. Como Garfio continua al Olimpo, Arturo permanece en el Inframundo.

TriviaEditar

Notas del personajeEditar

  • El nombre de "Arturo" es de origen desconocido. Podría ser derivado de los elementos del nombre de origen celta artos, que significa "oso", combinado con viros, que significa "hombre", o rigos, que significa "rey". También podría estar relacionado con la oscura familia romana de nombre Artorius.

Notas de producción Editar

  • El casting lo describe como "un buen y justo gobernante que, por debajo de la superficie, es un maestro manipulador que puede llevar rencor hasta la tumba, y quizás más allá. Alberga un eterno amor ardiente hacia Ginebra que puede decantarse por ser un poco... controlador. Para este papel, Once aspira a conseguir gente de unos 30-40 años, y una vez más el acento británico es obligatorio".

Notas de atrezzo Editar

  • El escudo de armas del Rey Arturo es un guiverno de mar, una criatura legendaria con cabeza de dragón y alas; cuerpo de reptil; dos piernas; y una cola de pescado. Es la variante que mora en el mar de la criatura conocida como guiverno.

AparicionesEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar